top of page
  • Editor

El inconsciente forma, origen y destino



Como hijo del desconcierto, como peregrino, como animal tras su madriguera, quiero agradecer esta oportunidad de conjunción que me brinda AVEPSI.

Cuando hablamos en público y cuando exponemos, especialmente en un foro de esta calidad, no podemos menos que cuestionarnos que decir, como decirlo y a partir de donde hablamos. Hablaré desde mi propiedad, con el lenguaje que me pertenece y al cual pertenezco, con base a lo leído en reflexión y en cuestión. En la diversidad ecuménica que hoy nos reúne, espero dialogar con mis pares y mis desiguales. La alteridad consiste en reconocerme en ustedes que son yo y no lo son. La vida es la consecuencia de un anhelo.

El universo es un organismo que busca su expresión. El ser es la manifestación inmediata de esa necesidad que surge del deseo de existir. Todo lo que quiere hacerse imagen, idea, forma —la concreción del ser—obedece al ansia por venir, por manifestarse en estructura perceptible. El proceso ontogénico remeda al filogénico, al inicio no hay diferencia entre el ser y el todo. Los seres vivos coexistimos en comunión con la totalidad, aquello que Levy Brühl en 1926 llamara “Partycipation Mystique” 1 .

El estado de inocencia que no diferencia entre ser y Natura, entre el Uno y el Múltiple.


Seguir Leyendo.



16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page